Publicidad

Del marketing directo y el merchandising hemos pasado al digital signage y al behavioural targeting. ¿Se ha planteado las consecuencias legales? Una inadecuada gestión de los esfuerzos publicitarios puede convertir una campaña provechosa en un grave problema para su compañía: violación de derechos del consumidor, demandas por publicidad engañosa o desleal, denuncias por protección de datos… o lo que, en ocasiones, es peor: una crisis reputacional.

Proteja la imagen y prestigio de su compañía contando desde el principio con el asesoramiento especializado y la defensa de sus intereses que le brindamos desde Bonet & Sirés Abogados.

  • Contratos publicitarios
    A menudo, el éxito de una campaña depende de un buen contrato. Redactamos y negociamos acuerdos para todo tipo de soportes publicitarios: prensa, radio, TV, Internet, patrocinios…
  • Campañas tradicionales
    Realizamos análisis previos de sus campañas de publicidad, de cara a garantizar el cumplimiento con las leyes y buenas prácticas vigentes en el ámbito publicitario.
  • Publicidad dirigida
    Redes sociales, buscadores, señalización digital, programas de fidelización… analizamos la legalidad de aquellas campañas que adaptan el mensaje al comportamiento del individuo.
  • Sistemas de autorregulación publicitaria
    Le representamos en procesos suscitados ante Autocontrol, el principal y más representativo sistema de autorregulación publicitaria en nuestro país.

Reclamaciones por publicidad engañosa

Los códigos de conducta publicitarios protegen a los consumidores y usuarios de la publicidad engañosa. Sin embargo, hay empresas que incumplen los mismos realizando una publicidad que no se ajusta a la realidad con el fin de captar la voluntad del consumidor, lo que puede ocasionar un perjuicio económico al consumidor.

En términos legales, una publicidad es engañosa cuando induce al error. El engaño reside en contratar o comprar un bien o servicio, totalmente distinto a lo que habían ofertado en un primer momento. Este engaño se puede realizar omitiendo datos, manipulando los precios del producto, promociones u ofertas que luego resultan ser falsas, y así podríamos continuar hasta completar una larga lista de ejemplos de publicidad engañosa. Es por ello que la falta de verdad en la publicidad, nos abre una vía para poder interponer una reclamación por publicidad engañosa y así obtener una indemnización por daños y perjuicios. Con el asesoramiento de un abogado especialista en reclamaciones por publicidad engañosa, se puede reclamar judicialmente cuando el servicio que se presta no se corresponde con lo anunciado.

Existen 3 procedimientos para iniciar este tipo de reclamaciones:

  • Procedimiento solicitando la nulidad de la oferta publicitada.
  • Resarcimiento por daños y perjuicios a través de un juicio verbal.
  • Resarcimiento por daños y perjuicios a través de un procedimiento ordinario.

Hay que estudiar estos procedimientos minuciosamente ya que cada caso es diferente y depende de las circunstancias del consumidor.

Asimismo, debemos manifestar que a día de hoy  hay muchas sentencias que conceden indemnizaciones a los consumidores por haber sido víctimas de publicidad engañosa, por eso no deje pasar la oportunidad y haga valer sus derechos.