Divorcios

Toda situación de ruptura de una pareja es una decisión traumática, aunque no exista crispación entre la pareja. Permítanos ayudarle en estas circunstancias, con seriedad, rigor y profesionalidad.

Nuestra elevada experiencia nos permite asesorar, acompañar y ofrecer un servicio jurídico de continuidad, durante todo el proceso, en todo tipo de divorcios.

Evidentemente, el divorcio de mutuo acuerdo sin hijos ni propiedades, a pesar de ser una situación complicada a nivel personal y emocional, tiene una carga legal mucho menor. Los interrogantes serán también menores.

Sin embargo, en el momento que hay hijos en común la gestión legal de la separación y/o divorcio se empieza a complicar. Del mismo modo sucede cuando se comparte patrimonio con la otra persona, y con patrimonio nos referimos también no solo a la vivienda, el piso, el vehículo, etc. propiedad de ambos, sino también a deudas, la clásica hipoteca o préstamo hipotecario cuyo tratamiento es muy delicado, en la liquidación del régimen económico matrimonial si procede.

En estos casos, aunque la ruptura sea de mutuo acuerdo, un adecuado asesoramiento por un abogado matrimonial es del todo fundamental para valorar que el reparto de bienes, el establecimiento del régimen de custodia, el plan de parentalidad o el régimen de visitas se producen de forma equitativa y se adecua a los intereses de cada uno de los miembros de la familia.

En caso de divorcio contencioso, un estudio detallado y pormenorizado de la situación patrimonial y personal del cliente en relación a los objetivos que, sinceramente, pueden o no conseguirse con la separación proporcionará la herramienta fundamental de trabajo para determinar pensiones compensatorias, pensiones de alimentos de hijos (manutención), régimen de visitas, etc.